EL OTOMÍ MODERNO
   
  N MODERNO HAHU
  HISTORIA
 

Los otomíes en la historia

Las primeras noticias de la existencia de los otomíes aparecen en el año de 3 toctl (1274 a. de C.), cuando ocurrieron las migraciones de Xicomostoc, lugar mitologico donde partieron en peregrinación las siete tribus, que se establecieron a lo largo y ancho del territorio mexicano, en su recorrido pasaron por Xilotepec, Acxotlan, Tepexí y Xiquipilco, las hordas otomianas que se establecieron en la serrania de Xiquipilco, sobrevivieron con la recoleccion de frutas y verduras silvestres (quelites), con la caza de animales y pezca en rios. Muchos años despues formaron parte de un señorio muy grande y poderoso junto con los pueblos de XILOTEPEC, Xocotitlan, Cahuacan, Xila y MAZAHUACAN.

Durante las invasiones tarascas que pretendian conquistar el valle de Matlatzinco, occurió una batalla en terrenos de Xiquipilco en 1442, donde los tarascos al mando de su señor "Tzitzic Pandecuare", logran penetrar hasta el pueblo de Xiquipilco siendo ahi derrotados por el gran guerrero Tlicuetzpalin, causandoles una baja de hombres. a partir de ese momento el gobernante de los tarascos se convirtió en aliado del pueblo otomí de Xiquipilco.

 En el 12 toctl (1478) fecha en la que ocurre la invasión Azteca al valle de Matlatzinco hace su aparición Axayacatl gobernante azteca que tubo un un combate  cuerpo a cuerpo contra Tlicuetzpalin (en nahuatl) Ûbo tzanga (en otomí cuyo significado es "lagartija negra"), mismo en el que Axayacatl fue vencido con una herida en la pierna que lo dejaría liciado para el resto de sus días.

 A la llegada de los españoles a tierras del valle de Toluca, Gonzalo de sandoval, brazo derecho de Hernan Cortés se comprometia someter la provincia de Jiquipilco en menos de quince días, sin embargo se topó con un pueblo habitado por hombres recios que preferian morir en el campo de batalla antes que verse vencidos y doblegados.
 en el enfrentamiento de los otomíes contra los españoles hace su aparicion un notable guerrero de esta pequeña patria a quien se le conocia con el seudónimo de  ÑÁ-DO "cabeza de piedra", que era muy hábil en el manejo del    T'-én do (onda),. cabeza de piedra junto con sus seguidores causan una gran baja entre los soldados y caballos de Sandoval. 

El combate mas grande y sangriento tuvo lugar en el paraje llamado  NDONGU, donde el ejercito de sandoval tuvo la mayor baja de hombres, en vista de tan enorme perdida Sandoval pide refuerzos y en menos de tres dias llega en enorme ejercito de Intlixóchitl, y solo de esta manera se logró la victoria de los españoles, que con manipulacion de los pueblos sembraron la semilla del odio entre los pueblos mexicanos, pero jamas lograron el sometimiento ideologico de los otomíes, que celosamente guardan sus raíces en la profundidad de su identidad lenguaje y tradiciones camufladas de catolicismo. Permaneciendo asi hasta en la actualidad.

Despues, con la evangelización en la que perecierón junto con los viejos sabios, muchos conocimientos de medicina, arquitectura, astronomía, por mencionar algunos.
en la parte norte del territorio otomí la corona espanola tuvo dificultades en su administracion, debido a frecuentes enfrentamientos y entre otomíes y españoles.

El corregimiento de Metepec al cual pertenecia jiquipilco, no se daba abasto, con tantos problemas con los otomíes, como respuesta el virrey de nueva españa en 1622 nombra a miguel de la rivera gobernador de este lugar dejando a los principales caciques españoles el control de este lugar imponiendo supuesto orden como concideraran pertinente, ES DECIR CON MALOS TRATOS Y MISERIA.

Mas tarde los otomíes regalaron una campana para la catedral de la Ciudad de México a cambio de que se les desobligara pagar el diezmo y de trabajar en las minas. dicha campana se le conoce con el nombre de "Doña Maria" y esta colocada en la torre oriental de la catedral de Mexico.

En 1810 al enterarse el pueblo otomí de la promulgacion de la independenciael pueblo se sublevo al mando del parroco de la localidad, Francisco Soria, quien simpatizaba con el movimiento insurgente, atacaron y encarcelaron a los españoles que se encontraban en el pueblo, y los dueños de las haciendas que se enriquecieron con la explotacion de la fuerza de trabajo otomí fueron vencidos y pasados por armas.

En la actualidad los otomíes son gente muy pacífica y participativa en el desarrollo de sus comunidades, pero cuando se trata de defender los intereses del pueblo ante malos dirigentes pueden unirse en linchamientos, no sin antes procurar llegar a acuerdos justos.

Kja madi.
Gracias.

 
  Hoy habia 22 visitantes (42 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=